SCORM: ¿QUE ES? ¿PARA QUE SIRVE? Y ¿COMO USARLO PARA CONTENIDOS E-LEARNING?

Desde hace un par de meses, por razones de fuerza mayor, la enseñanza online está en boca de todos. Si trabajas o estás interesado en hacerlo con plataformas de e-learning, posiblemente hayas oído hablar de una tecnología denominada SCORM.

SCORM son las siglas de (Shareable Content Object Reference Model) (Modelo Referenciado de Objetos de Contenido Compartible)

SCORM no es una herramienta, no es un software, no es un campus. Es sencillamente un conjunto de especificaciones que juntas conforman un estándar asumido por la industria del e-learning para producir contenidos de aprendizaje, poder compartirlo y reusarlo.

Exsten ciertas especificaciones para que tanto técnicos como pedagogos sepan cómo deben crear y empaquetar sus contenidos para que éstos se puedan reproducir en cualquier LMS compatible con SCORM.

El conjunto de especificaciones que a continuación mencionaremos, permite que todos los profesionales que crean contenidos sigan las mismas normas para producir y empaquetar sus contenidos, de manera que puedan reproducirse en cualquier LMS compatible.

  • Accesibilidad: Estudiantes y formadores pueden acceder fácilmente a los contenidos con sólo subir éstos a un LMS (‘Learning Management System’) y disponer de conexión a Internet.
  • Adaptabilidad: Al ser editables, el uso de paquetes SCORM permite personalizar un mismo contenido base a un sinfín de contextos distintos, a lo que ayuda que los SCO sean fáciles de añadir y suprimir.
  • Interoperabilidad: Al tratarse de un estándar, los cambios de plataforma LMS (o de herramientas de generación de contenidos) no obligarán a realizar conversiones de formato.
  • Durabilidad: Derivado de las características anteriores, las organizaciones pueden seguir utilizando un mismo SCORM durante años, realizando sólo cambios menores de actualización en el mismo.

¿Qué es un paquete SCORM?

  • Así, un ‘paquete SCORM’ será sencillamente un archivo comprimido ZIP con una determinada estructura interna de archivos y directorios compuesta, en primer lugar, de metadatos que listan y describen -a modo de índice- toda la información contenida el paquete.
  • En segundo, de uno o varios SCO (‘Shareable Content Objects’), que constituyen las ‘unidades didácticas’, y que a su vez se componente de textos, vídeos, imágenes, aplicaciones, ejercicios, exámenes, tests (de selección múltiple, de rellenar huecos, de verdadero/falso, etc).

Por último, pero no menos importante, un paquete SCORM puede incluir también scripts que permiten el intercambio de información entre navegador y plataforma, permitiendo a esta última conocer por qué punto del temario se encuentra el estudiante, cuánto tiempo ha tardado en resolver un ejercicio o las veces que lo ha tenido que repetir hasta completarlo exitosamente.

Herramientas: Gestores de contenidos y software de autor

La práctica totalidad de los LMS relevantes del mercado son compatibles con el uso de SCORM, permitiendo exportar e importar estos paquetes. Se incluyen en esta lista herramientas tanto de pago como open source, desde Moodle a Blackboard Learn, pasando por Chamilo o Google Classroom.

También es posible manejar paquetes SCORM recurriendo a CMS genéricos, como WordPress, siempre que contemos con el auxilio de plugins especializados en e-learning como LearnDash, LearnPress o Sensei.

Un docente tiene dos formas de crear contenido SCORM: elaborando el contenido docente directamente desde uno de los LMS antes citado y exportándolo más tarde, o recurriendo a herramientas específicas de creación y edición de esta clase de contenidos, por ejemplo:

  • ExeLearning: Herramienta gratuita y de código abierto, muy fácil de usar, que permite dar forma a un paquete SCORM con pocos conocimientos, así como exportarlo a formato HTML, creando un miniweb que mostrará los contenidos sin necesidad de un LMS. La parte negativa es la ausencia de editores internos para el material multimedia, así como cierta limitación de opciones frente a otras alternativas.

En conclusión SCORM sigue siendo a día de hoy el formato rey del e-learning y su flexibilidad le permitirá seguir siéndolo en el futuro. Sin embargo, se están desarrollando formatos como Tin Can API enfocados a mejorar aspectos concretos, en este caso el mobile learning. Será interesante comprobar en los próximos años la evolución de este tipo de archivos y comprobar si acaban universalizándose como lo hizo en su momento SCORM. Espero esta información te haya sido de gran utilidad.

Desde hace un par de meses, por razones de fuerza mayor, la enseñanza online está en boca de todos. Si trabajas o estás interesado en hacerlo con plataformas de e-learning, posiblemente hayas oído hablar de una tecnología denominada SCORM.

SCORM son las siglas de (Shareable Content Object Reference Model) (Modelo Referenciado de Objetos de Contenido Compartible)

SCORM no es una herramienta, no es un software, no es un campus. Es sencillamente un conjunto de especificaciones que juntas conforman un estándar asumido por la industria del e-learning para producir contenidos de aprendizaje, poder compartirlo y reusarlo.

Exsten ciertas especificaciones para que tanto técnicos como pedagogos sepan cómo deben crear y empaquetar sus contenidos para que éstos se puedan reproducir en cualquier LMS compatible con SCORM.

El conjunto de especificaciones que a continuación mencionaremos, permite que todos los profesionales que crean contenidos sigan las mismas normas para producir y empaquetar sus contenidos, de manera que puedan reproducirse en cualquier LMS compatible.

  • Accesibilidad: Estudiantes y formadores pueden acceder fácilmente a los contenidos con sólo subir éstos a un LMS (‘Learning Management System’) y disponer de conexión a Internet.
  • Adaptabilidad: Al ser editables, el uso de paquetes SCORM permite personalizar un mismo contenido base a un sinfín de contextos distintos, a lo que ayuda que los SCO sean fáciles de añadir y suprimir.
  • Interoperabilidad: Al tratarse de un estándar, los cambios de plataforma LMS (o de herramientas de generación de contenidos) no obligarán a realizar conversiones de formato.
  • Durabilidad: Derivado de las características anteriores, las organizaciones pueden seguir utilizando un mismo SCORM durante años, realizando sólo cambios menores de actualización en el mismo.

¿Qué es un paquete SCORM?

  • Así, un ‘paquete SCORM’ será sencillamente un archivo comprimido ZIP con una determinada estructura interna de archivos y directorios compuesta, en primer lugar, de metadatos que listan y describen -a modo de índice- toda la información contenida el paquete.
  • En segundo, de uno o varios SCO (‘Shareable Content Objects’), que constituyen las ‘unidades didácticas’, y que a su vez se componente de textos, vídeos, imágenes, aplicaciones, ejercicios, exámenes, tests (de selección múltiple, de rellenar huecos, de verdadero/falso, etc).

Por último, pero no menos importante, un paquete SCORM puede incluir también scripts que permiten el intercambio de información entre navegador y plataforma, permitiendo a esta última conocer por qué punto del temario se encuentra el estudiante, cuánto tiempo ha tardado en resolver un ejercicio o las veces que lo ha tenido que repetir hasta completarlo exitosamente.

Herramientas: Gestores de contenidos y software de autor

La práctica totalidad de los LMS relevantes del mercado son compatibles con el uso de SCORM, permitiendo exportar e importar estos paquetes. Se incluyen en esta lista herramientas tanto de pago como open source, desde Moodle a Blackboard Learn, pasando por Chamilo o Google Classroom.

También es posible manejar paquetes SCORM recurriendo a CMS genéricos, como WordPress, siempre que contemos con el auxilio de plugins especializados en e-learning como LearnDash, LearnPress o Sensei.

Un docente tiene dos formas de crear contenido SCORM: elaborando el contenido docente directamente desde uno de los LMS antes citado y exportándolo más tarde, o recurriendo a herramientas específicas de creación y edición de esta clase de contenidos, por ejemplo:

  • ExeLearning: Herramienta gratuita y de código abierto, muy fácil de usar, que permite dar forma a un paquete SCORM con pocos conocimientos, así como exportarlo a formato HTML, creando un miniweb que mostrará los contenidos sin necesidad de un LMS. La parte negativa es la ausencia de editores internos para el material multimedia, así como cierta limitación de opciones frente a otras alternativas.

En conclusión SCORM sigue siendo a día de hoy el formato rey del e-learning y su flexibilidad le permitirá seguir siéndolo en el futuro. Sin embargo, se están desarrollando formatos como Tin Can API enfocados a mejorar aspectos concretos, en este caso el mobile learning. Será interesante comprobar en los próximos años la evolución de este tipo de archivos y comprobar si acaban universalizándose como lo hizo en su momento SCORM. Espero esta información te haya sido de gran utilidad.

Mr. Cad

Mr. Cad

Creador de contenido.

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

No olvides compartir este post en tus redes sociales!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *